Vida sexual
November 10, 2022

Quiero vivir mi vida sexual responsablemente. ¿Qué opciones tengo?

Es importante conocer todas las opciones disponibles, pero recuerda, debes apoyarte de una ginecóloga para tomar la decisión final y así asegurarte que es el mejor método para ti.

Dra. Edwina Curiel Colyer
Quiero vivir mi vida sexual responsablemente. ¿Qué opciones tengo?

Quiero vivir mi vida sexual responsablemente. ¿Qué opciones tengo?

Muchas personas creen que los métodos anticonceptivos están limitados a “la píldora” pero hay muchas opciones de las que podemos elegir dependiendo de nuestras necesidades.

Fuera de las pastillas, existen otros métodos hormonales y algunos métodos de barrera o espermicidas. Es importante conocer todas las opciones disponibles, pero recuerda, debes apoyarte de una ginecóloga para tomar la decisión final y así asegurarte que es el mejor método para ti.

Inicialmente debemos tomar en cuenta que el embarazo no es de lo único que nos tenemos que proteger al tener relaciones sexuales. En México, 30% de las personas entre 18 y 30 años han padecido o tienen una infección de transmisión sexual (IMSS, 2019), por lo que debemos protegernos contra su transmisión.

Existen métodos de barrera como el condón masculino y el condón femenino. Estos métodos te protegen contra el embarazo y contra las ITS. Protegen contra el embarazo al ser una barrera física entre tu vagina y el semen. Los condones deben ser utilizados durante las prácticas sexuales orales, vaginales y anales, aquí es cuando hay intercambio de fluidos corporales (semen, fluidos vaginales, sangre...) y puede llevarse a cabo la transmisión de bacterias o virus. No uses el condón femenino al mismo tiempo que el condón masculino, esto puede hacer que alguno se rompa. Si usas lubricante, revisa que sea a base de agua, ya que los basados en aceite pueden romper o dañar el condón. Es importante tener claro que para que los condones funcionen, deben ser utilizados desde antes del contacto genital.



Los métodos anticonceptivos hormonales fuera de las pastillas anticonceptivas, son: el parche transdérmico, el anillo transvaginal y la inyección intramuscular.

Los tres tienen una efectividad del 92 al 99%, esto depende de su uso correcto. Estos liberan hormonas diariamente que inhiben la ovulación, adelgazan la capa interior del útero y espesan el moco cervical, así previniendo el embarazo.

El parche tiene un pegamento adhesivo de un lado y del otro una capa impermeable. Lo puedes aplicar en los glúteos, en la cara externa del brazo o en el abdomen, pero no debes aplicarlo en las mamas. El parche libera hormonas cada día por una semana. Por tres semanas debes aplicarte un parche nuevo el mismo día cada semana y al llegar a la cuarta semana, debes descansar y ahí llegará el sangrado menstrual. Si el parche se despega parcial o completamente, debes reemplazarlo. Te recomendamos cambiar el sitio donde pegues el parche para evitar reacciones en la piel y aplicarlo después del baño con la piel limpia y seca, sin cremas o perfumes.



El anillo vaginal es flexible, se debe introducir dentro de la vagina durante los primeros días del ciclo menstrual y se retira tres semanas después. Durante una semana no estará colocado y esto permitirá que llegue tu menstruación. Al cumplir esa semana, se debe introducir un anillo nuevo. Menos del 20% de las mujeres y menos del 35% de los hombres notan el anillo durante las relaciones sexuales, sin embargo, si es molesto, puedes retirarlo durante el sexo, siempre y cuando lo reinsertes en un lapso de 3 horas. Si lo expulsas o lo retiras, recuerda enjuagar el anillo con agua tibia antes de colocarlo de nuevo. Si el anillo lleva más de 3 horas fuera de la vagina, comunícate con nuestras ginecólogas Plenna.



La inyección hormonal tiene 3 presentaciones y estas varían en la frecuencia de inyección. Después de la primera aplicación en el primer día de la menstruación, la siguiente aplicación puede ser después de 30, 60 o 90 días, según la inyección que elijas. Se debe aplicar en el glúteo y debemos alternar el lado cada vez. Recuerda, programa las aplicaciones de acuerdo a los días del calendario, no de tu ciclo menstrual.

Los efectos adversos de estos métodos pueden ser: náusea, vómito, dolor de mamas, cambios del estado de ánimo o dolor de cabeza. Estos suelen desaparecer de dos a tres meses después de comenzar su uso.

Por último existen los espermicidas, estos funcionan alterando la integridad de los espermatozoides al alterar el ambiente (pH) vaginal y así evitan su paso a través del cérvix al útero. Su efectividad es del 82% para prevención de embarazo, pero te recomendamos utilizarlo junto con el condón para aumentar la protección. Existen en varias presentaciones como: la lámina anticonceptiva, las esponjas, la espuma y los geles. Los espermicidas deben ser colocados dentro de la vagina previo al inicio de las relaciones sexuales. Debes utilizar una nueva lámina anticonceptiva cada vez que tengas relaciones sexuales y en el caso de la esponja vaginal, se debe mantener dentro de la vagina hasta 6 horas después de la relación sexual. Esta es una manera muy económica y sencilla de protegerse contra el embarazo.

No olvidemos los métodos anticonceptivos de larga duración como son los sistemas intrauterinos y el implante. Puedes leer más sobre estos en nuestro artículo: ¿Cuáles son los sistemas anticonceptivos de larga duración?

Si quieres empezar a cuidarte y no sabes por dónde empezar, ¡haz nuestro test gratuito de anticonceptivos y encuentra el mejor para ti!

Los métodos anticonceptivos hormonales y los no hormonales tienen sus contraindicaciones, el mejor camino para cuidar tu salud reproductiva y sexual es de la mano con tu ginecóloga. Agenda tu cita con nuestras ginecólogas Plenna, te ayudaremos a elegir la mejor opción para ti.


Hay que disfrutar de nuestra sexualidad, la mejor manera para complementarlo es sentirnos seguras y cuidar de nuestra salud, acércate con nosotras, estamos para escucharte.

Otros títulos que pueden interesarte:

¿Qué es la lubricación sexual?
¿Qué es el himen?
¿Por qué sangras en tu primera vez?

Referencias:

Métodos anticonceptivos y esterilización. Hoffman B.L., & Schorge J.O., & Halvorson L.M., & Hamid C.A., & Corton M.M., & Schaffer J.I.(Eds.), (2020). Williams Ginecología, 4e. McGraw Hill. https://0-accessmedicina-mhmedical-com.biblioteca-ils.tec.mx/content.aspx?bookid=2974&sectionid=249317659