Psicología
November 10, 2022

Síndrome de impostora

El experimentar dudas, preocupaciones y frustración es parte del proceso en diversos ámbitos. Es normal tener un periodo de adaptación ante cambios y nuevos retos. Sin embargo, tus habilidades y logros siguen siendo reales y válidos. El síndrome de impostora te puede hacer creer que no.

María Zurutuza
Síndrome de impostora

El síndrome del impostor es un estado psicológico que fue descrito en 1978 por Pauline R. Clance y Suzanne A. Imes. Se entiende como el dudar de tus habilidades y sentirte como un fraude. Tiende a afectar a personas que tienen dificultades para reconocer sus logros. 

Se puede sentir de diversas formas:

  • Aunque hagas las cosas bien, buscas el error para sentir que “algo” está mal.
  • Los logros se sienten como consecuencia de factores externos y no por tus capacidades.
  • Te enfocas en lo que falta o sientes que necesitas saberlo todo para actuar. 
  • Si no logras algo en el primer intento, crees que has fracasado y dejas de intentar. 
  • Desempeñas múltiples papeles al mismo tiempo y mides tu valor como persona por los logros en cada uno. 
  • Te preocupa que en cualquier momento, alguien se de cuenta de que “realmente” no eres “tan” buena. 

Aún así, es interesante pensar en por qué el síndrome del impostor existe, por qué se encuentra más frecuentemente en mujeres y qué tanto de este fenómeno psicológico se debe a un entorno cultural y qué tanto a características personales. Ruchika Tulshyan y Jodi-Ann Burey (2021) consideran que hay espacio para reflexionar si el síndrome del impostor es una de las razones por las que las mujeres tienden a desconfiar de su éxito.   

Al pensar en el síndrome del impostor, se puede reconocer que se pone la mayor carga de entendimiento a características individuales, sin necesariamente considerar los contextos histórico-culturales que influyen en las mujeres que experimentan este síndrome. La mirada se dirige hacia pensar cómo cada mujer individualmente puede trabajar (más) para sentirse mejor, en lugar de considerar que tal vez los lugares en los que trabajan las mujeres promueven la sensación de fraude. 

El síndrome de impostora nos puede "cegar" de las cosas buenas que logramos

El experimentar dudas, preocupaciones y frustración es parte del proceso en ámbitos laborales, familiares y académicos. Es normal tener un periodo de adaptación ante cambios y nuevos retos. Sin embargo, hay diferencias significativas en el camino que recorre un hombre y una mujer en el ámbito laboral, y todavía más si involucramos la variable de color de piel. Los hombres que experimentan dudas o ansiedad en el trabajo tienden a encontrar validación por sus compañeros de forma directa y relativamente fácil. Encuentran modelos de identificación (otros hombres similares a ellos) y rara vez otros cuestionan su competencia por ser hombres. Las mujeres tienden a experimentar lo opuesto: pocos modelos de identificación, cuestionamiento constante sobre sus capacidades o intereses por el hecho de ser mujer y, además, navegar los ambientes con la variable de la sexualidad. 

El reconocer estas dudas y preocupaciones en ti misma, es decir, reconocer que te sientes como un fraude, puede ser complejo. Te puedes preguntar, “¿y qué puedo hacer?”. Lo primero es entender que no todo es por algo innato a ti. También es importante tomarse un minuto para diferenciar entre hechos y sentimientos, al igual que identificar qué partes de tu historia te podrían llevar a interpretar la vida como lo haces. Al entenderlas, es más fácil poner en perspectiva el malestar emocional y aumentar tu capacidad de decisión de tu propia vida.

Para esto, te recomendamos que tengas un espacio seguro donde puedas explorar tu historia. En Plenna habemos psicólogas preparadas que te podemos acompañar en todo el camino. Nunca dudes en acercarte con nosotras, nos encantaría apoyarte. Agenda tu cita aquí.

Otros títulos que puede interesarte:

¿Cómo sé si yo o alguien cercano a mí tiene ansiedad?

El diálogo interno femenino

¿Gaslighting: cómo identificarlo y qué hacer?

Referencias:

Tulshyan, R. y Burey, J. (2021). Stop Telling Women They Have Impostor Syndrome. Harvard Business Review. Disponible en: https://hbr.org/2021/02/stop-telling-women-they-have-imposter-syndrome#:~:text=Imposter%20syndrome%20is%20loosely%20defined,they're%20deserving%20of%20accolades.

Clance, R y Imes, S. (1978) The Imposter Phenomenon in High Achieving Women: Dynamics and Therapeutic Intervention. Psychotherapy Theory, Research and Practice Volume 15, #3.