Psicología
January 9, 2023

El diálogo interno femenino

Las mujeres tendemos a experimentar un diálogo interno muy duro, batallando constantemente con expectativas externas que nos apropiamos o una sensación de deuda con quienes nos rodean...

María Zurutuza
El diálogo interno femenino

Todas las personas tenemos una forma de interpretar el mundo, y eso conlleva un proceso de cada quien entendido como diálogo interno. Este diálogo puede ser en palabras o imágenes, realmente depende de cómo cada persona interpreta el mundo externo y se lo traduce a sí misma.

El problema es que muchas veces ese diálogo interno puede ser muy duro, punitivo o exigente, lo cual aumenta la sensación de culpa, insuficiencia y malestar psíquico-emocional. El decirse a sí misma “otra vez hice lo mismo de siempre”, “nunca puedo hacerlo bien” o insultarse constantemente, afecta la calidad de vida.

Particularmente las mujeres tendemos a experimentar un diálogo interno muy duro, batallando constantemente con expectativas externas que nos apropiamos o una sensación de deuda con quienes nos rodean. La manera en la que interactuamos con la sociedad y la educación que recibimos influye en cómo se va moldeando el diálogo interno. El “deber ser”, la exigencia sobre las mujeres (cualquier persona realmente), el cómo deberían de pensar, de verse, de sentir influye en cómo nos hablamos a nosotras mismas se vuelve una voz dentro de nosotras con la que tenemos que vivir. Parte de la importancia de reconocer nuestro diálogo interno es escoger si es una voz con la que nos identificamos o no.

Un ejemplo frecuente se da durante entrevistas laborales. Los hombres tienden a tener un diálogo interno mucho más seguro de sí mismos, incluso si en ocasiones no cuentan con toda la experiencia necesaria, porque se dicen a sí mismos (y se aprende a través de lo social) que lo pueden aprender. Al contrario, las mujeres muchas veces pueden estar sumamente capacitadas pero existe un diálogo interno (encontrado también en el ambiente) que les dice que seguro alguien sabe más que ellas... Esto es un factor, por ejemplo, que influye en la brecha salarial entre géneros. El diálogo interno que surge a partir de lo que escuchamos y de quiénes somos influye en nuestras decisiones tanto sencillas como complejas.

El diálogo interno es uno de los primeros pasos en cómo nos relacionamos con el mundo y también en cómo lo interpretamos, influyendo desde nuestra capacidad para experimentar placer (llegar al orgasmo) hasta qué calidad de economía personal quieres tener (cuánto quieres ganar, ahorrar, etc).

Si quieres explorar cómo es tu diálogo interno y te interesa cambiar la narrativa que te cuentas a ti misma, te invito a empezar un proceso terapéutico con nosotras en Plenna. Nunca te vamos a juzgar, pero sí te vamos a acompañar a desarrollar un diálogo interno más suave, que te nutra y ayude a sentirte plenna.

Otro título que puede interesarte:

Entendiendo y sanando corazones rotos

¿Qué pasa en mi primera sesión de psicoterapia?