Psicología
November 10, 2022

El ciclo de la violencia

Salir de una relación violenta puede ser muy difícil ya que muchas veces las personas no se dan cuenta que están en una. Sin embargo, conforme se avanza en la relación, es más probable que las agresiones sean más graves.

Ana Cortés
El ciclo de la violencia

¿Te has preguntado por qué es tan difícil salir de una relación de violencia? Hay muchos factores asociados con esto, pero uno de los principales es que la persona está inmersa en el ciclo de la violencia. 

Cuando una persona está dentro de este ciclo es muy difícil identificar que lo está, ya que suele formarse dentro de la dinámica de la pareja y puede llegar a normalizarse como algo que todas las relaciones tienen. Cada vez que se repite este ciclo, se aumenta la probabilidad de que las agresiones sean más graves. Este ciclo consta de tres fases:   

  1. Acumulación de tensión. 

Dentro de esta fase es cuando hay agresiones que solemos justificar y no confrontamos, por lo que es muy sutil y es la más difícil de identificar. La irritabilidad y frustración del agresor van creciendo y la otra persona trata de aminorar este incremento de agresividad.

El ciclo de la violencia se divide en fases. La fase más recomendable para romper el ciclo es la reconciliación.

  1. Estallido de violencia

Cuando ya no hay lugar para más acumulación es cuando la persona agresora “explota” en conductas agresivas verbales, físicas, sexuales, etc. No se puede tratar de calmar la situación y es donde la integridad física y emocional de la persona se ven agredidas.  

  1. Luna de miel o reconciliación

Después de que pasa el estallido, el agresor suele mostrarse arrepentido, tiene grandes detalles, promete cambiar o puede llevar a culpabilizar a la persona de su reacción. “Esto no pasaría si tú…”, “No sé qué me pasó, no vuelve a pasar” y otras frases parecidas solemos escuchar dentro de esta fase para que la persona ceda y no haya una ruptura de la relación. 

Si conoces a alguien dentro de este ciclo o tú te identificas dentro, la fase más recomendable para romperlo es en la fase de reconciliación. Puede llegar a ser muy difícil, por lo que te recordamos que no estás sola y puedes acercarte a una de nuestras psicólogas para orientarte y obtener la ayuda que necesitas. 

Agenda tu cita. 

Otros títulos que puede interesarte:

¿Qué hago si conozco a alguien que vive violencia?

¿Gaslighting: cómo identificarlo y qué hacer?

Somatización: la relación entre lo emocional y lo físico