Duelo
April 5, 2024

Embarazo después de la pérdida

Volver a intentar quedar embarazada o llevar un embarazo después de una pérdida gestacional puede ser sumamente complicado. Por un lado, implica felicidad por el nuevo embarazo pero puede que todavía sientas tristeza por tu bebé. Es normal tener estas emociones.

Tania Trueba
Embarazo después de la pérdida

El impacto emocional de una pérdida perinatal a menudo es minimizado o incluso menospreciado, y cuando nos enfrentamos a un nuevo embarazo, miedos y emociones negativas pueden hacer acto de presencia en esta nueva etapa.

Quedar embarazada posiblemente te haga sentir que estás pasando a una etapa de cosas buenas. Pero es posible que todavía te sientas triste y que extrañes a tu bebé. Quizás te sientas culpable y te preocupa olvidarte del bebé que no llegó. Podrías sentir temor de que, si queda embarazada otra vez, el bebé nuevo pase por lo mismo. Es normal tener todas esas emociones.

Puedes tener miedo a que este bebe fallezca, muchas personas piensan “para qué me ilusiono”, “algo malo va a volver a pasar”. El miedo es la respuesta natural al peligro, físico o emocional, pero una tragedia no tiene porqué repetirse, aunque tus pensamientos te digan lo contrario.

La culpa es un sentimiento que suele hacer acto de presencia. “Debería querer a esta personita que llevo en mi vientre”, o “no le estoy queriendo como debería”, son algunos de los pensamientos más habituales en estos casos. El problema es que esto nos lleva a torturarnos y sentirnos aún peor.

Date tiempo y espacio para el duelo: una pérdida perinatal genera tristeza, mucha, y negar que la sentimos, es sin duda una mala estrategia, no importa el tiempo de gestación, el dolor no entiende de eso. El duelo, sea perinatal o no, hay que pasarlo, con sus fases y sus etapas, es lo sano y lo esperable, así que permítete vivirlo, sin abandonarnos a él.

Puede que te vengan a la cabeza muchos pensamientos “de anticipación”, puede que temas, creas o estés convencida de que algo malo va a suceder de nuevo, este miedo es del todo lógico, pero recuerda que este embarazo no es el anterior, es otro diferente, con sus características, sus incidencias y sus peculiaridades.

No tienes que estar feliz todo el rato, por muy buena noticia que sea un nuevo embarazo. Habrá momentos de tristeza, y no pasa nada, es el proceso natural del duelo, y hay que pasarlo, no te machaques por ello.

Vivamos un día a la vez, gestionemos nuestras emociones una a la vez.

Otros títulos que pueden interesarte:

Postparto vacío

La maternidad como un duelo

La importancia de la tristeza