Psicología
November 10, 2022

Sintiéndome bien en mi propia piel

Las mujeres nos enfrentamos a una combinación particular de factores: hormonas, biología, ambiente, sociedad y personalidad. Todo esto influye en cómo se ve y sentimos nuestro cuerpo.

María Zurutuza
Sintiéndome bien en mi propia piel

La relación con el cuerpo es probablemente una de las más complicadas e importantes que tenemos las personas. El cómo pensamos sobre nuestro cuerpo tiene un impacto físico, de la misma forma que el cómo te sientes físicamente impacta cómo piensas y tus emociones. Hoy me enfocaré particularmente en la relación de las mujeres con su cuerpo, pero esto no significa que no es un tema que acaba tocando la vida de todas las personas. 

Las mujeres nos enfrentamos a una combinación particular de factores: hormonas, biología, ambiente, sociedad y personalidad. La interacción de las hormonas femeninas con nuestra biología hace que nuestros ciclos sean más largos (28 días, a diferencia del ciclo hormonal masculino que es de 24 horas), lo cual lleva varias etapas de estados físicos. Al mismo tiempo, esos estados físicos influyen en nuestras emociones entonces hay días en los que estamos más sensibles, otros en los que estamos más cansadas. Todo esto influye en cómo se ve y sentimos nuestro cuerpo. 

En cuanto a ambiente y sociedad, hay un flujo de información y expectativas que constantemente nos rodean, intentando dictar cómo se “debería” de ver nuestro cuerpo y cómo “deberíamos” sentirnos al respecto. Además, una de las formas más comunes de interacción social es el comentar sobre el cuerpo de las personas: “Te ves muy flaca”, “Oye ya engordaste, ¿todo bien?”, “¿te vas a comer otro postre?”. ¿Quién no ha ido a una reunión familiar y que haya algún comentario del estilo? 

Además, cada quien tiene una historia individual. La historia que nos lleva a ser quien somos. Nuestras experiencias sumadas a nuestro temperamento (digámosle la predisposición de personalidad con la que nacemos, si somos más o menos tolerantes a la frustración, más relajadas, etc) forma nuestra personalidad. Y nuestra personalidad también influye en nuestra relación corporal. 

Todos estos factores afectan el cómo nos sentimos con nuestro cuerpo, qué tan ajeno a nosotras mismas lo experimentamos y por lo tanto, cómo nos aproximamos a nuestro bienestar tanto físico como emocional. 

A continuación te dejaré algunos consejos que te pueden ayudar a entender mejor tu relación con el cuerpo y a escoger qué calidad de relación quieres que sea. La idea es poderte sentir más plenna, tanto física como emocionalmente.

  1. Aprende a escuchar a tu cuerpo: Un poco de mindfulness, observa sin juzgar hasta que aprendas a identificar lo que te comunica tu cuerpo. Identifica diferentes sensaciones, por ejemplo el distinguir entre hambre, antojo y ansiedad. Observa y siente la diferencia entre flojera y cansancio, pueden sentirse similares pero tienen un mensaje distinto. Todo esto nos ayuda a conocer y entendernos mejor, lo cual puede ayudar a tomar mejores decisiones. 
  2. Identifica tu historia: Esto abarca cómo piensas sobre tu cuerpo, qué experiencias sobre tu imagen corporal has tenido, cómo te ha afectado y qué significa para ti. Muchas veces entender nuestro pasado nos ayuda a decidir mejor sobre nuestro presente. 
  3. Disfruta: Enfócate en disfrutar tu cuerpo. El placer es como un bálsamo de relación, entonces cuando tengas sensaciones de disfrute, intenta ponerles un extra de atención. Ya sea haciendo ejercicio, comiendo rico, teniendo relaciones sexuales o masturbándote, todas las sensaciones ricas, date oportunidad de disfrutarlas. 

Si quieres profundizar en tu relación con tu cuerpo desde un lugar amoroso y sin castigo, agenda tu primera sesión de psicología. Nuestras especialistas siempre buscarán ayudarte. 

Otros títulos que puede interesarte:

Hablemos de salud mental: 10 de octubre Día Mundial de la Salud Mental

¿Cómo sé si yo o alguien cercano a mí tiene ansiedad?

El diálogo interno femenino