Psicología
January 9, 2023

El efecto de los nuevos comienzos

Sí, enero es un nuevo comienzo; nos genera dopamina empezar este nuevo capítulo; no obstante, te invito a empezar un nuevo capítulo para encontrar más paz en ti cuando TÚ lo decidas, no solamente cuando todo mundo te presiona a ello.

Paola Oliver
El efecto de los nuevos comienzos


El mes de enero siempre ha tenido un sabor a nuevo comienzo. Psicológicamente, el año nuevo nos ayuda a realizar un “reset” de nuestra mente, nuestras motivaciones y nuestros planes. El llamado “efecto del nuevo comienzo” siempre está acompañado de una euforia inicial que nos hace ir a toda velocidad durante el mes de enero. Incluso, algunas personas le llaman el mes de la salud, porque es cuando decidimos ir al gimnasio, empezar la “dieta”, ir a terapia… en fin, todos esos propósitos para “arreglarnos” o “mejorar”. 

Empezando a investigar de este nuevo tema me di cuenta que es inmenso, creo que pasa cuando empieza un nuevo año: nos emociona el comienzo pero a la vez lo vemos tan extenso que no sabemos por dónde empezar. 

Si les gusta el artículo escribiré una segunda parte, pero por mientras la intención es que puedan comenzar este 2023 con la menor ansiedad posible y que se permitan disfrutar su año sin presiones ni “deberes ser”.

¿Los nuevos capítulos funcionan?

Margarita Tarragona (2023) habla sobre Katy Milkman, y explica que hace unos años hicieron una investigación en la universidad de negocios de Wharton, en donde descubrieron que las personas sí logran más las metas cuando es el inicio de algo nuevo, ya que tiene que ver con nuestra narrativa. Vivimos la vida como si fuera una novela, un libro, una serie; y un nuevo capítulo siempre emociona y por tanto tenemos más energía para proponernos nuevas metas. 

Por su parte, la psicóloga Lara Ferreiro explica que los nuevos comienzos generan en las personas sensaciones estimulantes en el cuerpo. Refiere que “la persona encuentra estimulante ese nuevo comienzo y este nuevo comienzo activa el circuito de recompensa que está en el cerebro y segrega dopamina”. 

De acuerdo con el libro “Hábitos Atómicos” de James Clear, “la dopamina es liberada no solamente cuando experimentas placer, también cuando lo anticipas”. En muchos casos la llegada del año nuevo nos permite olvidar los errores del pasado y crear la ilusión de que podemos empezar desde cero. 

Sí, enero es un nuevo comienzo; sí, nos genera dopamina empezar este nuevo capítulo; no obstante, te invito a empezar un nuevo capítulo para encontrar más paz en ti cuando TÚ lo decidas. Al final, es tu narrativa, tu vida, tu novela, tu serie, tú decides cuándo, cómo y dónde; sin presiones ni “deberes ser”.

Así que puedes o no tener objetivos en enero.

En caso de que decidas que sí los quieres tener, te comparto unos tips: 
  • No te pongas 20,000 propósitos u objetivos. A lo mucho decreta 3, pueden ser en distintas áreas de tu vida, por ejemplo: personal (tener un nuevo hobby), laboral (conseguir un aumento, renunciar o emprender) y salud (mejorar mi calidad de sueño, mejorar mis hábitos de alimentación) 
  • No te pongas los objetivos con los verbos “deber” y “tener”. Mentalmente, si estos dos verbos los pones antes de hacer algo, lo sientes como una obligación y por lo tanto genera en ti cierta resistencia, flojera, etc. Escribe o menciona tus objetivos con el verbo “querer”. Es importante que reflexiones si es algo que de verdad quieres hacer por ti y para ti, más que para “quedar bien” con la sociedad, familia, etc. 
  • Cuando haces las cosas para ti y no para lxs demás, te rige esa motivación intrínseca y son objetivos más sostenibles; porque además, te generan emociones positivas que hacen que quieras seguir haciendo las cosas. Esto ayuda a ser más constante con tus objetivos. 
  • Haz un ritual de inicio de año, por ejemplo, un vision board, en donde plantees las áreas de tu vida y los objetivos que quieres lograr. Recuerda que esto es para ti , no lo hagas para impresionar o con los objetivos que “deben ser “ o se esperan de ti. 
  • Escribe los objetivos como cosas que mereces obtener. Repite frases como “yo merezco…”, “yo me permito…”, “yo me valoro y…”. 

Recuerda que si te sientes muy ansiosa o no sabes por dónde empezar, puedes agendar aquí una sesión con nuestras psicólogas en Plenna y ellas te podrán orientar. 

Otros títulos que pueden interesarte:

Somatización: la relación entre lo emocional y lo físico

Síndrome de impostora

¿Cómo sé si yo o alguien cercano a mí tiene ansiedad?

REFERENCIAS: