Embarazo
May 18, 2022

“Baby Blues” vs. depresión posparto

El embarazo y el posparto incluyen múltiples cambios bioquímicos, hormonales, psicológicos y sociales que hacen más vulnerables a las mujeres ante la aparición de problemas psicológicos y psiquiátricos. Durante este periodo, el 80% de las mujeres sufren algún tipo de alteración, ya sea leve o hasta grave.

Dra. Edwina Curiel Colyer
“Baby Blues” vs. depresión posparto

El embarazo y el posparto incluyen múltiples cambios bioquímicos, hormonales, psicológicos y sociales que hacen más vulnerables a las mujeres ante la aparición de problemas psicológicos y psiquiátricos. Durante este periodo, el 80% de las mujeres sufren algún tipo de alteración, ya sea leve o hasta grave.

Muchas veces, la falta de información y el romanticismo de la maternidad y el posparto hacen que sea un “taboo”. Esto puede alargar la evaluación temprana y su tratamiento oportuno, permitiendo que los síntomas y signos aumenten en intensidad y/o duración, afectando la calidad de vida de la madre y de su familia o hasta ponerla en peligro.

La tristeza posparto (TPP) también conocida como “Baby Blues” es una alteración del estado de ánimo que varía de intensidad y duración y se estima que lo presentan entre el 50 y 80% de las mujeres mexicanas. Esta puede presentarse entre 2 y 4 días posparto y suele aliviarse espontáneamente entre 2 y 4 semanas después.

Los “Baby Blues” suelen traer cambios rápidos del estado de ánimo, irritabilidad, tristeza y llanto fácil así como desesperación y sentimientos ansiosos por la dificultad en el manejo del recién nacido.

Ojo, si los síntomas aumentan o no han desaparecido después de 2 a 4 semanas posparto, contacta a nuestras ginecólogas Plenna para asesorarte en los siguientes pasos.


Por otro lado, la depresión posparto (DPP) es un trastorno o episodio depresivo que inicia en el posparto donde los síntomas que se presentan son significativos y a veces hasta incapacitantes. Se estima que este se presenta hasta en el 20% de las mujeres mexicanas y que existe una recurrencia del 10% en embarazos posteriores, por lo que detectarlo desde el inicio de los síntomas es indispensable para su tratamiento.

La DPP se puede presentar en cualquier momento posterior al parto, ya sea días, semanas, meses o hasta un año después. Hay varios síntomas que se pueden presentar cómo: disminución del interés o de la capacidad para disfrutar de casi todas las actividades, sentimientos de desesperación, tristeza y/o llanto frecuente, dificultad para vincularse con el bebé, dificultad para dormir, comer o cuidar al bebé, sentirse abrumada, desesperada y cansada, ansiedad y/o ataques de pánico, sobreprotección del bebé, obsesión con el cuidado del bebé, pensamientos negativos hacia el bebé, creer que lo puede dañar, sentimientos de ser incapaz de cuidar al bebé y culpa, dificultad o imposibilidad para hacerlo sin la capacidad de buscar ayuda y hasta pensamientos de dañarse a sí misma.

La DPP debe ser tratada por una psiquiatra y una psicóloga, dependiendo de la severidad de la depresión puede ser tratada con medicamento y/o con terapia psicológica. Es momento de informarnos, platicar y entender que pedir ayuda está bien y ser madre no siempre es fácil.

Si te identificas con alguno de los síntomas o tienes más dudas sobre la TCC o DPP, no dudes en acercarte con nuestras ginecólogas Plenna, estamos aquí para apoyarte en todos los periodos de tu vida.

Otros títulos que te pueden interesar:

La etapa retadora del postparto
Estoy embarazada ¿Ahora qué?