Psicología
January 9, 2023

Alimentación emocional: ¿por qué me como mis emociones?

Los estados emocionales y de ánimo pueden influir en gran medida a la conducta alimentaria pero también que la propia alimentación afecta y modifica los estados emocionales y de ánimo, aprende un poco más en esta entrada...

Paola Oliver
Alimentación emocional: ¿por qué me como mis emociones?

Existe el mito de que las mujeres tendemos a comer más cuando viene nuestro periodo y que solo nos pasa a nosotras por nuestras hormonas. No obstante, Gibson (2007 en Silva 2014, p.9) considera que los estados emocionales y de ánimo pueden influir en gran medida a la conducta alimentaria pero también que la propia alimentación afecta y modifica los estados emocionales y de ánimo. 

Esto le puede pasar a cualquier persona y tiene que  ver más con cómo fue desde pequeñxs nuestra relación con la comida, la cultura alrededor de la comida, tanto en el país donde vivimos como en nuestra familia. Aunque es tema de hombres, mujeres y personas no binarias, Luna (2) refiere que para las mujeres hay un sesgo de expectativa, ya que el cuerpo femenino se ve como uno de los principales elementos de nuestra identidad y este ha sido (tristemente) objeto de deseo masculino, que muchas veces determina que nos sometamos a dietas extremas que solo alimentan una restricción constante, tanto de alimentos como de emociones. 

Escandón, Peró, Grau, Soriano y Feixas (3) nombran al fenómeno de comer en exceso en respuesta a las emociones desagradables como "alimentación emocional". Este tipo de alimentación es una respuesta a los diferentes estímulos de nuestro entorno en todos los niveles y cómo respondemos a ellos emocionalmente. Esto no solo sucede cuando una emoción nos incomoda, como tristeza, enojo, ansiedad; también, fuimos educadas a que cuando logramos algo o estamos felices nos “merecemos” comernos ese helado que tanto nos restringimos en todo el mes. 

Es entonces cuando la comida se convierte en ese premio o castigo para nuestras emociones; cuando en realidad solo deberíamos permitirnos explorar, vivir y atravesar esas emociones para entonces lograr un mayor autoconocimiento. Por tanto, la alimentación deja de ser un proceso básico y necesario para la supervivencia humana y  se termina transformando en una forma para sobrellevar estados emocionales. 

Algunos tips que les doy:

  • Tanto para las emociones como para las señales de saciedad y hambre, necesitamos generar conciencia de nuestro cuerpo y conocernos. Haz esas pequeñas pausas para escuchar a tu cuerpo y saber qué te pide. 
  • No lleves un plan de alimentación con base a la restricción, asesórate con nuestras nutriólogas en PLENNA y conoce qué es mejor para ti. Los alimentos no son buenos ni malos, así como las emociones no son buenas ni malas; permítete experimentar los beneficios tanto de comer una galleta como un brócoli, como de sentir alegría o tristeza.  
  • Si te das cuenta que comienzas a comer por un tema emocional y no por hambre , no te juzgues ni te castigues, permítete en ese momento comer esa galleta que tanto querías, pero también, permítete sentir esa tristeza; de esta manera no vivimos bajo la restricción o el deber ser. 

Si sientes o piensas que estos temas te cuestan, no dudes en agendar una sesión psicológica en PLENNA, recuerda que buscamos atenderte de manera integral para que puedas llegar a sentirte PLENNA, así como eres. 

Otros títulos que puede interesarte:

Entendiendo y sanando corazones rotos

El diálogo interno femenino

¿Qué pasa en mi primera sesión de psicoterapia?

REFERENCIAS

  1. Silva, J., Livacic-Rojas, P. y Slachevsky, A. (2007). Diferencias individuales en dietantes crónicos: Influencia de los sistemas motivacionales en la alimentación. Revista médica de Chile, 134(6), pp. 735-742. 
  2. Luna, A. (2018). Una es flaca y la otra gorda porque … Algunas representaciones literarias de las mujeres y su relación con la comida. Géneros. 23. 221 – 242. 
  3. Escandón, N., Peró, M., Grau, A., Soriano, J. y Feixas, G. (2017). Emotional eating and cognitive conflicts as predictors of binge eating disorders in patients with obesity. International Journal of Clinical and Health Psychology, 18, pp. 52-59. 
  4. Reyes, I. (2020). Devorando mis emociones: hacia una relación más saludable con la comida. Un estudio de caso. [Tesis para optar el título de Maestría en Psicoterapia]. Universidad Iberoamericana Puebla.