Nutrición
January 9, 2023

¿Qué tiene que ver mi alimentación con la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad crónica y recurrente que afecta hasta al 10% de las mujeres en edad reproductiva y es una de las principales causas de dolor pélvico e infertilidad.

Stephanie Carreira
¿Qué tiene que ver mi alimentación con la endometriosis?

En todo el mundo, las mujeres se ven afectadas por trastornos ginecológicos que van desde miomas uterinos, endometriosis y síndrome de ovarios poliquísticos, hasta cáncer.

Estos trastornos pueden ir acompañados de molestias que incluyen

  • Menstruaciones abundantes
  • Dolor pélvico que puede afectar las actividades habituales
  • Anovulación crónica (no ovular mes con mes)
  • Hiperandrogenismo
  • Infertilidad

Estas condiciones comparten una característica común: carecen de una cura definitiva que permita cuidar los órganos reproductivos y mantenerlos bajo un funcionamiento saludable. Además, la mayoría de los medicamentos son solo temporalmente efectivos para tratarlos, tienen efectos secundarios indeseables, también interfieren con el embarazo o implican un riesgo de recurrencia de la enfermedad al suspenderlos [1,2,3].

Las pacientes que padecen estos trastornos muchas veces se sienten frustradas (con justa razón), por lo que su tratamiento debe extenderse al área psicológica y emocional, así como trabajar en los hábitos de estilo de vida, específicamente la nutrición y el ejercicio, para aumentar la calidad de vida.

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad crónica y recurrente que afecta hasta al 10% de las mujeres en edad reproductiva y es una de las principales causas de dolor pélvico e infertilidad.

Es una enfermedad dependiente de estrógenos y las estrategias terapéuticas conservadoras se limitan al tratamiento hormonal con anticonceptivos orales combinados, progestágenos o agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina [4]. Aunque la extirpación quirúrgica de las lesiones de endometriosis es una alternativa, 5 de cada 10 pacientes presentarán nuevamente los focos de endometriosis.

Para buscar un tratamiento más integral, se ha explorado la dieta como una estrategia para atender la endometriosis. Una dieta adecuada puede ayudar a disminuir el riesgo cardiometabólico, inflamación sistémica y alteraciones inmunológicas [5,6] causadas por la endometriosis.

Las dietas basadas en plantas, específicamente aquellas ricas en frutas y verduras y un consumo muy bajo o inexistente de carnes rojas y ultra procesadas, han probado ser las más exitosas hasta el momento [8,9]. En cuanto a las vitaminas y minerales, la vitamina D ayuda en la reducción de biomarcadores de estrés oxidativo e inflamación, así como la disminución del dolor pélvico crónico y otros síntomas como la dismenorrea (dolor durante la menstruación) y dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales) [9,10,11].

La vitamina C y E también son claves en el tratamiento de la endometriosis por su efecto antioxidante, y el resveratrol, un compuesto presente en alimentos como uvas, vino tinto, pistaches y arándano azul (y también disponible en forma de suplemento nutricional), ha demostrado un efecto antiinflamatorio sistémico así como mejora de dismenorrea y dolor pélvico crónico [12, 13, 14].

Una atención integral acompañada de una alimentación personalizada y congruente con las necesidades de cada paciente podrán mejorar el tratamiento de enfermedades como la endometriosis. Si quieres mejorar la forma en la que comes, ¡agenda una sesión totalmente gratis con nuestra nutrióloga y empieza a cuidarte!